Facpyme y la Diputación de Alicante impulsan la digitalización del comercio

La Federación Alicantina de Comercio de la Pequeña y Mediana Empresa (Facpyme) y la Diputación de Alicante han acordado impulsar la digitalización plena del sector con el fin de facilitar al comercio de la provincia herramientas para adaptarse a las nuevas demandas de consumo. El presidente de Facpyme, Carlos Baño, explicó que el comercio «está atravesando una situación muy complicada y necesitamos todos los instrumentos para salir de la crisis sentar las bases para estar en condiciones de competir con garantías en el futuro».

«El comercio electrónico es un desafío al comercio tradicional, pero la pandemia ha transformado los hábitos de consumo y debemos adaptarnos a ellos y hacer de este reto una oportunidad», continuó. «Sin perder todo aquello que nos ha dado prestigio, como es la calidad, el trato, la cercanía, el arraigo, tenemos que ver en él también una herramienta para mejorar nuestra competitividad», añadió.

Carlos Baño subrayó que en estos momentos «es fundamental la ayuda de las administraciones y, en este sentido, agradecemos la sensibilidad y la implicación de la Diputación y su presidente, Carlos Mazón, que ha apostado por la modernización del comercio sabiendo que es una inversión de futuro que aporta un retorno a la economía alicantina».

De hecho, Baño puntualizó que esta colaboración no se articulará como un convenio al uso con ayudas a fondo perdido, sino como una inversión por parte de la Diputación a través de un plan diseñado por Facpyme que genere asimismo nuevas posibilidades de inversión y recursos que repercutan en beneficio de la propia sociedad.

En este punto, recordó que la institución provincial ya aprobó una serie de reducciones en los impuestos que gestiona «que han aportado oxígeno a muchos empresarios y autónomos que sin esas ayudas veían seriamente dañada la viabilidad de sus negocios y empresas».

Carlos Baño se ha pronunciado en estos términos tras la reunión de la Junta Directiva de Facpyme con el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, y el diputado de Desarrollo Económico y Sectores Productivos, Sebastián Cañadas, a quienes han presentado los proyectos de la federación para apoyar al comercio y afrontar con garantías los retos a los que se enfrenta el sector.

En el transcurso del encuentro, Carlos Mazón reconoció el trabajo que está desarrollando Facpyme y sus aportaciones para tratar de revertir la actual situación económica y ha reafirmado su compromiso para trabajar junto a la federación en la remodelación del comercio y la pequeña y mediana empresa.

Apoyo al travase Tajo-Segura

Por otro lado, el presidente de la Federación Alicantina de Comercio de la Pequeña y Mediana Empresa (Facpyme), Carlos Baño, respaldó la iniciativa en defensa del trasvase Tajo-Segura que lideran los presidentes de Murcia y Andalucía, Fernando López-Miras y Juan Manuel Moreno Bonilla, y el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón.

«Es una iniciativa en defensa de las personas que viven y trabajan en la provincia de Alicante y en el conjunto de la Comunidad Valenciana, de nuestros intereses, de los recursos que necesitamos para crecer especialmente en una coyuntura complicada como la actual», destacó.

Por ello, exigió «unidad entre todas las administraciones, evitar la confrontación y enterrar la guerra del agua» y ha pedido a la Generalitat que «haga frente común con la Diputación y los gobiernos de Andalucía y Murcia para hacer ver al Gobierno de España que recortar los aportes del Tajo a la cuenca del Segura es una decisión errónea y muy perjudicial para Alicante y para la Comunidad Valenciana. Nos jugamos mucho, nuestro presente pero sobre todo nuestro futuro, porque son recursos que nos van a ayudar a salir de esta crisis».

Carlos Baño subrayó que 106.000 empleos dependen directamente del trasvase en toda su área de influencia y cerca de 80.000 agricultores de la provincia verían amenazada la viabilidad de sus cultivos sin el agua que aporta esta infraestructura, además del impacto que tiene sobre sectores como el turismo.

«El agua es riqueza, es prosperidad, es además un elemento de vertebración de todo un país. La agricultura o el turismo que genera la provincia de Alicante contribuyen al crecimiento y al dinamismo de la economía española y eso repercute de forma positiva en el conjunto del Estado», insistió.

«No estamos pidiendo que se detraigan recursos de unos territorios y se beneficie a otros, estamos reclamando la solidaridad entre todas la regiones y lo que entendemos que es justo para Alicante», continuó. «Nuestros agricultores, la industria en su conjunto, llevamos mucho tiempo invirtiendo en procesos que nos permitan hacer un uso eficiente del agua y convertir cada gota que nos llega en riqueza, que revierte de forma positiva en toda la sociedad».

El presidente de Facpyme incidió en que el mantenimiento de la huerta de Alicante «es sostenibilidad ambiental y garantía de alimentos, es empleo. Como el turismo, que aporta visitantes, que consumen en nuestros comercios, que genera puestos de trabajo, que tira del PIB. No podemos poner en riesgo nuestro desarrollo porque es limitar las oportunidades de las personas».