Facpyme señala que las nuevas tarifas de la luz son un “mazazo para comercios, pymes y autónomos” y exige una bajada de impuestos para compensar los costes y ayudar al sector.

  • Carlos Baño explica que “los tramos más caros inciden en los momentos de mayor actividad comercial y pueden generar una subida del 10% en la factura que llega en el peor momento para quienes tratan de remontar la crisis”.

  • La patronal del comercio de la provincia de Alicante, que representa a más de 25.000 empresas, considera fundamental aliviar la presión fiscal y evitar así el cierre de más negocios, la pérdida de empleos y reactivar la economía.

  • “Ante una situación excepcional necesitamos medidas excepcionales, vitales para que muchos empresarios no se vean obligados a bajar la persiana definitivamente. Como sociedad es algo que no nos podemos permitir”.

 

El presidente de la Federación Alicantina de Comercio de la Pequeña y Mediana Empresa (Facpyme), Carlos Baño, ha asegurado hoy que las nuevas tarifas de la luz “son un mazazo económico para comercios, pymes y autónomos” y ha exigido a las administraciones públicas una bajada de los impuestos que afectan a la actividad comercial para compensar los costes y salvar un sector muy golpeado por la crisis.

Carlos Baño ha explicado que con la nueva configuración de la factura de la luz, “los tramos más caros inciden en los momentos de mayor actividad comercial y pueden encarecer un 10% el coste de la luz. Un golpe que llega en el peor momento, cuando estamos tratando de superar las consecuencias de la pandemia y remontar la crisis”.

En este sentido, ha insistido en la necesidad de que desde el Gobierno, Generalitat y ayuntamientos se active un paquete de medidas fiscales de carácter urgente para asegurar la viabilidad de las empresas, evitar así el cierre de más negocios, reactivar las economías locales y la provincial y favorecer el mantenimiento de los puestos de trabajo. “Además de celeridad en las ayudas previstas por la Generalitat”, ha añadido.

En concreto, Baño ha recordado que desde Facpyme se ha solicitado a los gobiernos locales una bonificación de hasta el 90% en el IBI a inmuebles destinados a la actividad comercial siempre que demuestren pérdidas o el aplazamiento del cobro de los tributos municipales hasta final de año a los sujetos pasivos destinados a actividades económicas. Además, ha pedido la exoneración de las cuotas para autónomos y empresas que han sufrido restricciones en su actividad con motivo de la pandemia. “En línea –ha continuado- con medidas como las adoptadas desde la Diputación de Alicante de rebaja del IAE”.

“Estamos ante una situación excepcional y necesitamos medidas excepcionales”, ha subrayado Baño, quien ha insistido en que el sector del comercio “está muy dañado por las consecuencias de la crisis de la Covid-19, con caídas de la facturación que en algunos casos han alcanzado el 70% e incluso el cierre de negocios. Hay que evitar que más empresarios tengan que bajar la persiana definitivamente, porque como sociedad es algo que no nos podemos permitir”.

“Las restricciones en materia de movilidad, aforo y horarios han condicionado la actividad del comercio hasta tal punto que, durante distintas fases a lo largo de este último año la paralización total de la actividad ha sido un hecho para muchos negocios”, ha recordado.

Por ello, ha recalcado que con el objetivo de reactivar el sector del comercio de la provincia de Alicante y favorecer la recuperación de puestos de trabajo y la actividad económica, consideramos que a corto plazo la medida más efectiva es rebajar la presión fiscal a pequeños y medianos empresarios y autónomos para asegurar la viabilidad de sus negocios y evitar el cierre de más empresas.

Digitalización, marketing y competitividad

Por otro lado, la Junta Directiva de Facpyme ha aprobado la creación de tres grupos de trabajo para poder ir avanzando de la manera más rápida posible en cuanto a mejoras y servicios que se quieren aplicar a lo largo del año en la Federación.

Así, el Comité Digital comenzará a trabajar en el impulso, diseño y ejecución de la estrategia de digitalización del sector, mejorando tanto la formación de los talleres de digitalización, como las herramientas que se pongan a disposición de los comercios para afrontar el desafío del comercio electrónico y ser competitivos.

El segundo grupo será el Comité Económico, que se encargará de llevar a cabo las distintas tareas relacionadas con la parte financiera de la Federación. Además, la idea es que este comité aplique nuevas herramientas con las que ahorrar o mejorar ciertos costes de la organización con el fin de destinarlos a nuevos recursos de mayor utilidad.

Del mismo modo se ha constituido un Comité de Marketing, que será el encargado de proponer nuevas estrategias con las que llegar tanto al comercio como al cliente final, utilizando diferentes medios, tanto campañas como eventos, que sirvan para captar nuevos asociados o incluso para satisfacer el sentimiento de pertenencia de quienes ya son miembros activos de FACPYME.

Facpyme, fundada en 1992 y miembro de Confecomerç, representa a la patronal del comercio alicantino y entre sus asociados se encuentran las principales organizaciones sectoriales, locales y zonales del comercio de la provincia, cuya actividad supone más del 12% del PIB de la economía alicantina.