Guía de ventilación de espacios interiores

Las personas expulsamos aerosoles al respirar, hablar o toser. Los aerosoles son pequeñas partículas de saliva o fluido respiratorio que se mantienen flotando en el aire durante minutos u horas. En caso de haber personas infectadas, dichos aerosoles pueden contener virus.

En ambientes interiores mal ventilados, los aerosoles de una persona infecciosa se distribuyen por todo el espacio con el riesgo de que otras personas se contagien al inhalarlos. Por eso es necesario ventilar: renovar el aire interior con aire exterior de forma continua.

Esta guía ha sido elaborada por CSIC-IDAEA y Mesura, con la participación y colaboración de la Generalitat Valenciana

Para descargar pulse sobre la imagen: